cosas que me gustan y que quiero compartir contigo

_

_______________________________________________________

Para mi este es el mejor fotógrafo de la actualidad, y uno de los mejores de la historia, la espiritualidad que desprenden sus imágenes no tiene comparación a nada que haya visto antes, el es Gregory Colbert, más que fotografía, una experiencia, una lección: http://www.ashesandsnow.org/

Y sus trabajos audiovisuales son pura pura poesía:

_________________________________________________________________________________________

Un pensador fabuloso, y una lección para aplicar al mundo (subtitulado):

_

_________________________________________________________________________________________

Algo que todo el mundo debería ver…

http://www.zeitgeistmovie.com/

____________________________________________________________

Manifiesto NK

Este texto llegó por casualidad a mis manos, desde entonces, no he podido dejar de leerleo, me produce una especie de hipnosis intelectual, sólo el manifiesto surrealista de Bretón y alguna lectura dada del gran Tristan Tzara me han provocado tanto.

Creo que de teneer que aderirme a alguna “doctrina”, o en caso de tener que defender alguna “ideología” firmaria sin pensarlo este manifiesto, aunque claro, no se puede firmar, ni afirmar, ni negar, lo que no existe, lo que no es doctrina, y mucho menos ideológica.

Léase con atención…

Maxi Kohan

Manifiesto NK

Premisa 1:Niemandes Kollektiv.

NK se manifiesta en contra de toda convención. La realidad -el pensamiento colectivo, el sentido común- es un sistema, una convención. El arma de NK para combatir al sistema es el arte. NK no es un grupo. NK no existe.

El ejemplo de sistema por exelencia es lo que llamamos Realidad, una manera convencional de ver el mundo. La realidad, como la conocemos, es el producto más complejo del pensamiento colectivo (también llamado sentido co-mún), el combustible del sistema. De esta forma entende-mos al sistema y la realidad como una misma cosa, un pez que se muerde la cola. NK, por lo tanto, no cree en una realidad única e inquebrantable, con sus leyes físicas, sino en realidades múltiples, con leyes mentales como única barrera. La manera más eficaz de combatir la realidad es infectarla de realidades. Infectar el sistema con infinitos sistemas que lo corroan por dentro. A su vez, la manera más eficaz de crear realidades, el arma de NK, es el arte. NK no cree en lo colectivo y por eso hace arte, porque sus miembros no ven otra forma de actuar que no sea en solitario. De ahí que NK, la sigla, permita significados múltiples como la realidad misma, porque para un NK es tan importante su refugio como el derecho y el deber cambiarlo. Toda causa con un nombre y/o una descripción puede darse por vencida, el nombre neutraliza el poder del individuo transformándolo en palabra, de ahí que los artistas NK usen pseudónimo y lo cambien constantemen-te, y el por qué de que los miembros de NK no solo no compartan similitudes de estilo, sino que se desempeñan en diferentes disciplinas, a veces en simultáneo. El trabajo en las sombras es indispensable en toda conspiración. Todo movimiento artístico es conspiratorio, es reaccionario. El arte es una rebelión contra lo preestablecido, contra todo tipo de sistema y sus comisa-rios. NK son los renegados contra la corporación. En eso NK no difiere del dadaísmo, el surrealismo, el imaginismo, el expresionismo abstracto y tantos otros “ismos”, pero la diferencia principal de NK con respecto a estos grupos es que, casualmente, NK no es un “ismo”. Ser un “ismo” significaría pasar a ser un nuevo sistema, con su modo de acción, su combustible y sus efectos en cadena, su sucesión sistémica de resultados, y finalmente el fracaso. Esta noción de “reacción en cadena”, adonde lo que haga una parte deriva en un resultado exponencial, tan típico de la creencia imperialista y comunista, ES un sistema, y por ende algo a combatir. NK no cree en el trabajo en equipo, cree en la individualidad. Cualquier rebelión a nivel colectivo esta destinada a fracasar, la verdadera rebelión ha de ser a nivel personal, en la mente. De allí se desprende uno de los significados para la sigla NK: “Niemandes Kollektiv”, del aleman “colectivo de nadie”. Esta es la primera premisa básica: NK, como grupo, no es.

Premisa 2: No Karma

NK se manifiesta de caracter pagano, ya que Dios es el el sistema y viceversa. La sociedad es la base en la escala jerárquica en la que se basa el sistema. NK se manifiesta en compromiso con la libertad, no con la sociedad.

De la premisa anterior deriva el no-compromiso social de NK, partiendo de la idea de que la creencia colectiva anula la creencia individual, y por ende, la libertad. En las civilizaciones modernas, a partir del año domini, la invención por parte del Hombre del concepto de un Dios único sirvió para dar el primer paso importante en el camino hacia la esclavitud universal, la explotación ya no del individuo por el individuo, sino del individuo por la especie. La base de este concepto parte de que todos los hombres son el Hombre. Lo importante es que la humanidad continúe, el individuo solo es la herramienta para que la especie se perpetúe, ya que, segun la creencia, después de él vendrán otros, como en el reino animal. La manera mas eficaz de conseguir esta similitud con el reino animal es privar al ser humano de lo que lo hace humano, es decir la voluntad, a su vez apoyada en el pensamiento individual. Como hemos insinuado, a fin de someter a legiones de creyentes a sus propósitos, el sistema monoteísta creó el producto perfecto que dar a cambio de la pérdida de la individualidad: la vida eterna. El paraíso para los cristianos, la reencarnación para los budistas, en general, el más allá después de la muerte. De esta forma se logra condicionar al individuo mediante el control moral (la idea de que lo que hagamos en vida determina el ingreso al Cielo o al Infierno, o, según la ley del Karma, una vida futura a repetirse hasta el infinito de manera acumulable). El ingreso al nirvana o paraíso, como hemos dicho, requiere un sacrificio de la voluntad individual a la voluntad colectiva, a la voluntad todopoderosa de Dios, ya que la vida eterna no es alcanzable como individuos de carne y hueso, sino como especie, como algo intangible. A esto se le llama el espíritu, por el que “todos somos iguales en el reino de dios”, según el cristianismo, o “formamos parte de un todo”, según el budismo y el hinduismo. Por esto, NK, en su lucha por la libertad del individuo, vuelve la espalada a Dios. De allí se desprende otro significado posible para la sigla NK: “Nashi Kamisama”, del japonés “sin Dios”. y puesto que Dios se considera la causa de todas las cosas, la sigla NK tambien significa “NahI.n Karma”, del hindú “no-causa”.

Como bien lo describe George Orwell en su libro “Nineteen eighty-four”, en la sociedad moderna, propia-mente a partir de la revolución industrial, ya sea en el mundo occidental como oriental, la práctica religiosa fue perdiendo popularidad, hasta el punto de necesitar un nuevo conductor al que el individuo deba someterse, un método de funcionamento perfecto que posibilite la perpetuación de la especie, y conseguir así la anhelada vida eterna: el Sistema. Prueba de esto es que a partir de ese período histórico, los avances arquitectónicos dejan de hacer foco en lo religioso para centrarse en lo industrial. El sistema, tambien llamado Estado, margina al individuo y se preocupa únicamente por la sociedad, por el rebaño. Reemplaza lo particular por lo general.

El fanatismo por Dios ha sido intercambiado por el del nacionalismo (ya sea el imperialismo, comunismo, socialismo o cualquier sistema político al que el individuo debe someterse, es decir “formar parte de”). El sistema, al igual que en la antiguedad se utilizaba a Cristo, es representado por rostros aleatorios, escogidos, aunque con numerosas excepciones, democráticamente. La democracia busca crear en el individuo la ilusión de que es el votante el que esta gobernando, la ilusión de opción, pero en el fondo, el mecanismo es exactamente el mismo que el de los gobiernos totalitarios, es decir, se basa en la producción y consumo de bienes, arte incluido (siempre y cuando esté concebido como un valor material mas allá de lo anecdótico, de la huella inevitable en el camino del artista). La producción de bienes significa fabricar un blanco de destrucción, es decir, justificar la guerra. Todo lo que el hombre produce debe ser destruido por la guerra para crear la necesidad de seguir produciendo, ya que ése es el motor del sistema. Esta es la práctica moderna de lo que antinguamente era llamado por las grandes religiones la renunciación a lo material, pero de eso hablaremos en la Premisa 3.

Para que este sistema funcione, se ha de establecer un pensamiento colectivo, una meta compartida, una bandera que enarbolar, un enemigo que derrotar. La única manera de conseguir ese pensamiento colectivo es atarlo a la “realidad”, a una creencia común que sirva de motor al Sistema. Y si la realidad es un producto de la mente humana, como afirman el budismo y la Kabbalah hebrea, apoyados mas recientemente por la la física cuántica (y en esto NK esta absolutamente de acuerdo), la única manera de crear una realidad colectiva es estableciendo una convención: el sentido común, o cordura. Cualquier amenaza contra el sentido común es tachada de ficción o de una fantasía propia del neurótico (ver Premisa 3).

Para resumir, ya sea en los siglos pasados mediante la institución religiosa, o en la modernidad mediante los gobiernos de cualquier índole, el objetivo del Sistema, es en apariencia “positivo”, o humanista, ya que solo intenta que la humanidad alcance la ansiada vida eterna. Pero esta idea es falsa: si toda vida implica muerte, ¿cómo puede estar vivo aquello que dura eternamente? Durar no es vivir, vivir es morir (ver Premisa 5). Al expirar el cuerpo, el contenedor, así lo hace la mente, el contenido, porque ambos son la misma cosa (esto anula toda diferencia de “cuerpo del Padre, del Hijo y el Espiritu Santo” que predica el cristianismo). Partiendo de esta base, toda creencia en algo mas allá de la muerte es inhumana. Esta idea la ampliaremos en las Premisa 4.

Para sintetizar, la unica manera de crear un sistema de funcionamiento perfecto que posibilite la perpetuacion de la raza humana requiere el sacrificio de lo individual por lo colectivo, es decir de todo lo humano del ser humano. No hay rastros de este anhelo por la vida eterna en las antiguas civilizaciones politeístas, paganas, con las que NK simpatiza, cuya relación con los dioses era de interdependencia y no de total sumisión, cuando el Hombre tenía muy en claro su posición de creador de dioses, de fabricador de mitologías. NK tambien se identifica con el arcángel Lucifer, quien, negándose a perder su individualidad sometiéndose a Dios, fue expulsa-do del cielo, pero resultando vencedor: creó su propio reino.

Premisa 3: Neurokunst.

NK se manifiesta como creador de realidades multiples. Realidad = Ficcion. NK es el arte de la neurosis.

En su libro “The psychology of perception”, M. D. Vernon se refiere a una serie de experimentos realizados entre personas con problemas mentales. En el experimento se mostraba taquiscópicamente a los individuos en cuestión una serie de fotografías acerca de la vida cotidiana a muy bajo brillo, aumentándolo hasta formar una imagen nítida y reconocible. En los histéricos, las respuestas eran fluctuantes e inconsistentes. En los pacientes con proble-mas de ansiedad, las respuestas asociaban las imágenes a sus propias preocupaciones. Los psicóticos, por su parte, una vez que interpretaban la imagen, aunque a medida que el brillo iba subiendo e iba demostrando que su hipótesis era incorrecta, continuaban aferrándose a su interpretación negándose a afirmar lo contrario. Los neuróticos, a su vez, sugerían numerosas interpretaciones que por demasiado prematuras resultaban falsas. Las personas normales, finalmente, eran las que presentaban menores dificultades a la hora de adivinar el contenido de las imágenes de la vida cotidiana. Es propio del neurótico, entonces, crear realidades y sus significados, adelantarse a los hechos, moldearlos. Todo verdadero artista posee vestigios de neurosis. Pero la neurosis en el artista no se da como causa sino como resultado. De allí el cuestionamiento básico de NK: ¿Qué es real? El artista NK se afirma como individuo creador, luchando con y contra todo condicionamiento externo, toda realidad ajena a su propia neurosis que intente medir sus actividad creadora. NK se sirve de la “realidad” como si fuera un rifle fabricado por el enemigo. NK fabrica verdades con mentiras y viceversa. NK fusiona, mediante el arte, la “realidad” y la “ficción”, hasta que se vuelven uno, como en la mente de un neurótico. Ese es el concepto que busca expresar su logo. La metodología de inserción de datos ficticios en la realidad y de información verídica en la obra de ficción busca generar esta misma neurosis en el espectador, ya que NK no intenta jugar con los aspectos abstractos de la obra en sí, ni con la obra misma, sino con el lugar de percepción de la obra, es decir la mente del espectador,y por lo tanto, del autor.

En la actualidad, como hemos dicho, y sobre todo en las religiones orientales (pero en el cristianismo también, a través del sistema de limosnas y donaciones), hay un fomento del desapego de lo material. La renuncia a lo material se da a gran escala, como explicamos en la premisa anterior, a través de la guerra. Todo lo que el sistema crea se ha de destruir, para crear una necesidad de volver a construir y luego volver a destruir. Todo sistema es un circuito cerrado, y depende de que no haya origen ni fin, como la idea de la reencarnación. En las religiones y escuelas de pensamiento del tipo new age, se promueve una desconexión entre cuerpo y pensamiento (a traves de ejercicios como la meditación, por ejemplo). La idea de que el cuerpo, por tener caducidad, es malo, o al menos accesorio en comparacion con el poder del espiritu, no es nada nuevo, siendo esta la base de la vida monástica. El sistema, paradójicamente, defiende la idea irrealizable de la corporización del Ideal ( por ejemplo Cristo), no defiende al hombre sino al Hombre, la Sociedad o, ya en el plano religioso, el Espíritu. Pero para que esto se dé, el Ideal se debe mantener como algo intangible, debe existir una diferencia entre lo que es y lo que debería ser. En eso radica la idea del Paraíso, menospreciar el mundo comparándolo con un modelo de perfección irrealizable.

Se proteje la propiedad con uñas y dientes, siempre y cuando sea una posesión comun, algo que todo el mundo debe y quiere tener (techo y comida para empezar). Se crean una serie de artilugios del tipo “derechos de autor”, “derechos humanos”, se hacen largas listas de lo que corresponde o no corresponde exigir al sistema. Se crean garantías y avales, seguros de vida, copyrights, monedas, censuras, la ética, impuestos a la declaración de impuestos y leyes para la proteccion del ciudadano, siempre y cuando forme parte del sistema. Y ahí es cuando entra en juego el verdadero desapego de lo material: la guerra. A traves de este mecanismo no es el individuo el que pierde sus pertenencias, sino la Humanidad, ya que esta es la única forma de que todos y cada uno renuncie a lo material.

La obra de arte es, podriamos afirmar, el asesinato de la idea. En el arte, la idea en sí no existe, sino que la obra no solo la contiene sino que ES la idea. De esta manera lo material alcanza su plenitud, no siendo meramente un cuerpo inerte, carente de significado, ni una idea abstracta, sino un contenedor, una cosa viva. Por esto mismo, el artista NK no es un neurótico a secas, sino un artista neural, es decir, tiene un compromiso con lo material, con la obra de arte. No le basta con crear realidades, sino que tiene la necesidad y el deber de hacerlas carne, de ponerlas en papel, arcilla, película o sonidos para otorgarles su pleno valor. Esto es un concepto tomado de la física cuántica, es decir la materia es la medición de la energía, así como la obra de arte es la conceptualización, el ordenamiento, y finalmente la plasmación del pensamiento. En el arte no hay diferencia entre existencia y vocación, porque la vocación es la existencia y viceversa, lo que deseo que sea, ES. Así, la realidad y la ficción, como hemos dicho, son una misma cosa.

Pero el sistema, en su defensa, crea la “realidad” universal, lo que está “allí fuera” y que la ciencia se encarga de estudiar: la materia y la energía, las leyes de la física, el sentido común, el pensamiento colectivo, la “verdad”. El sentido común es la jaula, la cadena más poderosa que cualquier otra sobre la faz de la tierra. Los mecanismos de la negligencia son varios: “es una excepción”, “es producto de una fantasía”, “fue una casualidad”, todos estos son tan sólo escudos de defensa contra todo aquello que indique al hombre como creador de lo que lo rodea. Lamentablemente, incluso hay creadores que, apoyando al Sistema por miedo a la cárcel, el manicomio o cualquier otra forma que emplea el sistema para aislar a los que no encajen con su idea de realidad, dibujan una línea bien clara entre su obra y su vida, entre la ficción y la realidad (ya que está muy bien ver o disfrutar nuestras propias fantasias siempre y cuando ocurran en la pantalla o las páginas de un libro), cuando en todo caso es tarea del artista borrar esas líneas, moverlas, crear un contrabando constante entre el mundo las ideas y el mundo tangible, ambos igual de muertos si se los considera como independientes el uno del otro. Es tarea del artista erradicar los límites entre un país y otro hasta que formen un mismo territorio, un mismo pueblo.

Premisa 4: Nihilist Krieger

NK se manifiesta no como espectador de la realidad sino como su creador. La realidad en sí no existe. La unica realidad es la Nada.

En la premisa anterior dejamos en claro el rol del artista NK como creador de realidades, no sólo en el plano de las ideas sino tambien en el plano de lo físico, hasta fundir y aniquilar ambos conceptos como algo autónomo.

Históricamente, ya sea por las religiones, la filosofia, y sobre todo por las ciencias exactas, la realidad ha sido considerada como algo en sí mismo, algo que se ha de contemplar y someter al escrutunio de nuestro intelecto a fin de obtener una interpretación lo mas objetiva posible, requiriendo en ocasiones altos grados de creatividad (a modo de ejemplo todos los libros sagrados y todas las teorias cientificas existentes). La realidad, tal y como se la acostumbra a ver, es tan solo una película que el ser humano, sentado en la cómoda butaca que muchos llaman vida, se dedica a comtemplar. La realidad, así , es una serie de diapositivas, una seguidilla de páginas de un libro, con un origen, llámese Karma o Big Bang, que vamos leyendo hasta el fin de nuestros días, para que el día de mañana nuestros descendientes relean, para enterarse de que va la historia, y nos suplanten en la tarea de espectador para continuar leyendo.

El artista NK, como hemos dicho, no es un espectador, sino un creador. El artista NK es el proyector de la película, no existe nada fuera de él. Nótese que ser un creador no significa en absoluto tener control sobre la realidad que se crea, aunque al haber sido uno el creador de ella, junto con sus leyes, nos posiciona en ventaja a la hora de doblar esas mismas leyes, y utilizar la realidad a nuestro antojo. El arte, de esta forma, es el mejor ejercicio, sino el único, para comprender las leyes de la realidad que se crea, y jugar con ellas ya que una vez puesta allí fuera la obra hace de espejo y de combustible para nuevas realidades. Es así como la realidad creada no solo sale sino que vuelve a entrar en el proyector, que ahora también es grabador. A través de los sentidos se forma un ciclo de proyección-expectación. El artista NK proyecta lo que percibe y viceversa. La respuesta más común en un intento de demostrar esta teoría como una falacia (aunque no existe ningún caso conocido de refutación de esta teoria, llamada solipsismo), sería la de sugerir que alguien o algo ha debido iniciar el proceso de proyección-expectación, literalmente alguien o algo ha debido pulsar el boton del PLAY. Esta cuestión, que no nos concierne, pero se puede estudiar con detenimiento en los trabajos de DR Kashaba, se resuelve en la afirmación de que si nada es real. como establece el pensamiento NK, por lo tanto nada existe. De allí deriva el significado de la sigla NK que da título a esta premisa: “Nihilist Krieger”, del alemán “guerrero de la nada”. Lo único que existe es la nada, no hay origen (no Karma). La nada lo es todo. El artista NK se nutre de la nada y la defiende como a su propia madre, ya que todo su universo personal se basa en ella. Cuando en artista NK deje de ser, irá a parar a la nada. La nada no es para el artista NK el equivalente al Paraíso cristiano, el Nirvana budista o el Valhallah de los nórdicos: la Nada es nada. Es por esto que el artista NK vive sumergido en la oscuridad total, sin necesiad de aspirar a la iluminación, porque tal cosa no existe, nada existe. El artista NK vive en una noche constante, en el ocaso. El artista NK es un caballero de la noche.

Premisa 5: Night Knights

NK se manifiesta en favor de la vida. NK se manifiesta como materializadores de lo oscuro. NK es nocturno. NK es joven.

Como dijimos en la Premisa 2, para el sistema, lo importante es que la humanidad continóe, el individuo solo es la herramienta para que la especie se perpetúe. Esta es la vida eterna que promete el sistema, y requiere como condición básica el sacrificio de la voluntad individual a la voluntad colectiva, ya que la vida eterna no es alcanzable como individuos de carne y hueso, sino como especie, como algo intangible, como espíritu. El objetivo del Sistema, es en apariencia “positivo”, o humanista, ya que solo intenta que la humanidad alcance la ansiada vida eterna. Por lo tanto, la única manera de crear un sistema de funciona-miento perfecto que posibilite la perpetuación de la raza humana requiere el sacrificio de lo individual por lo colectivo, es decir sacrificar todo lo humano del ser humano. Esta idea es falsa por dos motivos, que hemos mencionado en la Premisa :

1 – Si todo proceso vital contiene a la muerte, ¿cómo puede estar vivo aquello que dura eternamente? Durar no es vivir. Vivir es morir. Desde que nacemos no estamos haciendo otra cosa que no sea avanzar a paso seguro hacia la muerte, porque esa es nuestra condición no solo de ser humano sino de ser vivo. Y ser libre, de esta manera, significa tener no solo la obligación sino la opción de morir. La única libertad es la que proporciona la muerte, ya que a partir de allí no estaremos sujetos a la vida ni a ninguna idea del después. Esta es la decisión que tomó Lucifer: se le ofreció, se le tentó con la manzana de la vida eterna, pero el TUVO OPCION, y eligió ser libre, ser mortal, creando así su propio reino con sus leyes, su propia realidad.

2- El sistema se manifiesta en contra de la idea de morir, no puede aceptar que el individuo esté condenado a morir porque de él depende para poder perpetuarse. Sin individuos particulares, no hay esclavos de lo general, y sin lo general, sin el Hombre, no hay sistema. Esto es lo que afirmamos en la premisa 4: sin el Hombre no hay NADA, y esto es lo que el sistema intenta combatir, ofreciendo quimeras que adorar, en forma de Paraíso o vida eterna. El sistema esta en guerra contra la Nada, y el artista NK, como sugiere el titulo de la premisa 4, es un soldado del segundo bando. Por eso hace arte, justamente porque el arte agrega Nada al sistema, no ayuda a sacar agua del del barco que se hunde, sirve no para producir y consumir, sino para nada. Por esto se combate al artista, se lo condena a la pobreza y la marginalidad, no se lo entiende y se lo utiliza, muchas veces por los otros mal-llamados “artistas”: para fomentar el sistema, para hacer negocio, para someter su arte al servicio de propagandas del tipo humanista o nacionalista, democrático o totalitario. Al artista que no se compromete con “la situacion del mundo” se lo tacha de egoísta, y con razón, ya que este concepto es algo dañino para el Hombre pero favorable para el hombre. El artista es y debe ser individualista, porque el artista es defensor de la libertad, no de la colectividad. El artista NK no se muestra sensible al fin de la humanidad porque cuando él muera, la humanidad lo hará con él.

Como hemos dicho, el destino del ser humano, su cualidad básica, es morir. La especie humana, así, cumple su ciclo de vida: nació hace millones de años, al comienzo su semejanza con un bebés no solo estaba en que no podía hablar, sino apenas balbucear y entenderse con gestos, sino que ni siquiera podía caminar, andar erguido. El ser humano, así, se va desarrollando, cumpliendo como especie todas las etapas que cumple como individuo: el descubrimiento del dolor, el lenguaje, el pudor, etc. Hoy es el tiempo de madurar, de entrar en la adultez del ser humano y dejarse de infantilismos, es hora de descubrir la muerte, saber que todo tiene un fin. Luchar en contra de esa noción, como se ha venido haciendo a lo largo de la historia por razones que tienen que ver exclusivamente con el sentimiento mas primitivo de todos, el miedo, ha traído solo guerras, hambre y desgracia al ser humano. Pensar que la especie pueda vivir para siempre, y luchar por ello, han privado al ser humano de su libertad y su alegria de vivir.

Muchos podrán pensar que, en efecto, el sistema permitiría al ser humano vivir eternamente, a cambio de su individualidad, transformándolos en máquinas. Pero por eso mismo es falacia: perder la individualidad es perder lo único que nos diferencia del resto de las especies, por ende dejaríamos de ser humanos mas allá de una simple denominación, como se llama vacas a las vacas, y nuestra “individualidad” sería igual que cuando se les pone un nombre a nuestras mascotas, en un intento de hacerlas especiales, diferentes del resto, en un intento de otorgarles personalidad. El amor, el odio, y todo tipo de sentimientos, se desvanecerían, ya que las emociones son un fenómeno propio del individuo, no de la especie. Sería la muerte del ser humano.

La aceptación de la idea de la muerte, significa entrar en el ocaso, en la noche del Hombre. Esto es lo que intenta expresar la obra NK, de carácter oscuro: la noche puede ser hermosa. Puede estar repleta de estrellas, de luciérnagas y pajaros nocturnos, millones de creaciones propias que nos acompañen en el camino del ocaso, ver la vida como un fenómeno estético, como nuestra gran obra de arte. Y allí arriba, nuestra guía, la luna. Como hemos dicho en la Premisa 2, no hay rastros de este anhelo por la vida eterna en las antiguas civilizaciones politeístas, paganas, con las que NK simpatiza, cuya relación con los dioses era de interdependencia y no de total sumisión, cuando el Hombre tenía muy en claro su posicion de creador de dioses, de fabricador de mitologías. Así como nacían, los dioses morían, a veces a manos de otros dioses, por lo general familiares, y en otras a manos de los mismos humanos, llamados héroes. Una diferencia capital entre estas civilizaciones y la edad moderna, es la adoración de la Luna, diosa madre.

Según la ciencia, el cerebro humano está dividido en dos mitades: en el hemisferio izquierdo se encuentran la razón y la ciencia, nuestros atributos apolíneos (de Apolo, dios solar). En el hemisferio derecho están la magia, el arte y la locura: nuestros atributos dionisíacos. Es el hemisferio inconciente de la mente, simbolizado por la luna.

En las antiguas civilizaciones, la luna era una de las pricipales deidades. En la genealogía divina grecolatina tradicional, se encuentra la Diosa Selene (que más tarde fue reemplazada por la Artemisa de los griegos y Diana de los romanos). Helios, el sol, era su hermano: después de que éste termine su viaje a través del cielo, Selene comienza el suyo cuando la noche cae sobre la tierra. Para los griegos, Artemisa fue quien ayudó a nacer a Apolo, naciendo éste un día después que ella. Artemisa pidió a su padre Zeus que le concediera el deseo de no casarse jamás, y así mantenerse virgen. En esa época el concepto de virginidad era equivalente al de la soltería de la edad moderna.

En Tierra del Fuego existió una tribu nómada llamada Yamanas, o Yaganes, que rendían culto a un diosa madre. No vivían en sociedad sino que formaban bandas que no tenían jefes. Creer en una deidad femenina bajo el cristianismo era usualmente considerado herético. En los años 60 y 61 D.C, el imperio romano dirigido por Nerón, se hizo con el territorio y los bienes del pueblo Iceno, tras la muerte de su rey, Prasutagus. Sus hijas, entre ellas Boudica, la reina, exigió la independencia, y por ello fue azotada y sus hijas violadas. Los Icenos reconocieron a Boudica como su líder y su venganza fue terrible: el territorio que hoy se conoce bajo los nombres de Colchester, St Albans y Londres fueron reducidos a cenizas, con un saldo de 80 000 muertos. Se dice que para dirigir a su gente, Boudica sacó de entre sus ropas una liebre (símbolo lunar) que les indicaría el camino a seguir. Más tarde, en lo que históricamente se conoce como la Batalla de Watling street, las huestes de Boudica, superiores en número pero carentes de táctica, sólo la ira, fueron derrotados. Boudica, la reina antiimperialista cuyo nombre significa “la victoria”, se envenenó para evitar a humillación, salvó su honor. Podría decirse así, que el ejército de la reina fue aplastado por carecer de un método, por no ser la lógica sino la intuición su punto fuerte. El historiador Tácito la presenta “no como una aristócrata vengando su riqueza pérdida, sino como una persona común vengando su libertad perdida, su cuerpo maltratado y la castidad violada de sus hijas. Su causa era justa, los dioses estaban de su lado, y la única legión que se atrevió a desafiarla fue arrasada. Ella, una mujer, estaba resuelta a ganar o morir, si los hombres querían vivir en la esclavitud, eso era decisión de ellos”.

En la obra NK la figura femenina ocupa una gran parte. Simboliza la luna, la noche, la oscuridad, lo inconciente. De allí el significado de la sigla que da título a esta premisa: Night Knights, del inglés “caballeros de la noche”. La noche, a su vez, representa lo lúdico. Durante la noche se sale de caza. Durante la noche se rinde culto, se encienden los fuegos. Durante la noche se entra en un juego sagrado. La noción de juego está fuertemente ligada a la de juventud. Por eso, el artista NK es de espíritu joven, y la hora de crear se siente como en los comienzos de la especie, es un niño. Tiene toda una vida por delante. La muerte, aunque segura y ya revelada a sus ojos, no le atemoriza, sino que lo nutre y lo llena de fantasías. El artista NK no presta atención a la vecindad de la muerte, ya que ésta lo rodea en todas partes, lo arropa en el propio proceso de creación. El artista NK encarna lo que Nietzsche llamo lo dionisíaco, adonde el arte:

“es presentado como la actividad propiamente metafísica del hombre (…) y que sólo como fenómeno estético está justificada la existencia del mundo (…) un ultrasentido de artista-dios si se quiere (…) un dios-artista amoral y totalmente desprovisto de escrúpulos, que tanto en el construir como en el destruir, en el bien como en el mal, lo que quiere es dar cuenta de su placer y su soberanía idénticos”.

______________________________________________________________________________

Sinestesia

Para la biología, la sinestesia es la sensación secundaria o asociada producida en una parte del cuerpo como consecuencia de un estímulo que se aplica en otra parte de él. La psicología, por su parte, denomina sinestesia a la imagen o sensación subjetiva, que es propia de un sentido, determinada por otra sensación que afecta a un sentido diferente.

En cuanto a la retórica, la sinestesia es una figura literaria (tropo) que consiste en unir dos imágenes o sensaciones procedentes de diferentes dominios sensoriales: “Verde chillón”.

En este sentido, puede distinguirse entre la sinestesia de primer grado (reúne impresiones de dos sentidos corporales diferentes) y la sinestesia de segundo grado (asocia la impresión de un sentido del cuerpo a una emoción).

Se trata, en definitiva, de la mezcla de impresiones de sentidos diferentes. Se dice que un sinestético puede ver sonidos, oír colores y obtener sensaciones gustativas al tocar un objeto. Esto ocurre ya que perciben correspondencias entre tonos de color, diferentes sonidos y la intensidad de los sabores de forma involuntaria. De esta forma, un sinestético puede ver el color azul con mayor intensidad cuando un sonido se vuelve más grave, por ejemplo.

__________________________________________________________________________________________________


Teatro de la crueldad

La crueldad es sobre todo necesidad y rigor. La decisión implacable e irreversible de transformar al hombre en un ser lúcido. De esta lucidez nace el nuevo teatro. Todo nacimiento implica también una muerte. Para dar origen a mi “crueldad” será necesario cometer un asesinato. Hay que asesinar al padre de la ineficacia en el teatro: el poder de la palabra y del texto. El texto es el dios todopoderoso que no le permite al verdadero teatro nacer. Al atentar contra la palabra, atentamos contra nosotros mismos. Hasta ahora, es el lenguaje verbal aquello que nos permite comprender al mundo. Y lo comprendemos mal. Al asesinar al lenguaje verbal, estamos asesinando al padre de todas nuestras confusiones. Por fin seremos libres. Esto vale no sólo para el teatro. Seremos hombres libres en todo aspecto de nuestra vida.

Antonin Artaud

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s